Cayó la estatua del emperador Chino Qín Shǐhuáng ( 秦始皇)

Cayó la estatua del emperador Chino Qín Shǐhuáng ( 秦始皇)


Una fuerte ráfaga de viento el pasado viernes 6 de abril, derribó la estatua de 19 metros de altura del emperador chino Qín Shǐhuáng, que fue famoso ya que se hizo enterrar con un ejército de soldados de terracota para que lo acompañaran al más allá.


Esta réplica en bronce del primer monarca que unificó los reinos rivales chinos en el año 221 antes de nuestra era, fue arrancada por los fuertes vientos. La caída dañó severamente el rostro del emperador.

Las autoridades enviaron grúas para levantar la estatua, de unas seis toneladas de peso, informó el Diario del Pueblo, un periódico oficial.

La escultura fue erigida en 2005 para atraer visitantes a la provincia de Shandong.


Historia

Qín Shǐhuáng fue el rey del estado chino de Qin del 247 a. C. y después el primer emperador de una China unificada desde el 221 a. C. reinando bajo el nombre de Primer Emperador.
Fue el hombre que ordenó la construcción de una parte de la actual Gran Muralla China con un saldo de 2 millones de obreros muertos.

Qín Shǐhuáng es considerado hoy como una especie de colosal fundador en la historia china y el hombre que unificó el imperio.

El emperador murió mientras se encontraba haciendo un viaje por la China oriental, en busca de las legendarias islas de los inmortales y el secreto de la vida eterna. Su primer ministro, Li Si, que lo acompañaba, decidió ocultar la muerte del emperador. Y siguió viaje con el cadáver.

Fingió durante dos meses que se reunía con él todos los días a bordo de su carruaje para tratar asuntos de estado. Li Si ordenó que dos carros que contenían pescado se colocaran antes y después de la carroza del emperador. La idea era evitar que la gente percibiera el nauseabundo olor proveniente de la diligencia del emperador, donde su cuerpo se descomponía severamente.

Pasados los dos meses y puestas en regla las cuestiones de estado, Li Si anunció la noticia de la muerte del emperador y ordenó que se cumpliera la orden del soberano de enterrarlo en un mausoleo con 8.000 soldados y caballos de terracota de tamaño natural.

Enterrando estas estatuas se creía que el emperador seguiría teniendo tropas bajo su mando. El ejército de terracota fue enterrado en formación de batalla en tres fosos que tienen entre 4 y 8 metros de profundidad.

Los soldados fueron descubiertos durante unas obras para un abastecimiento de agua, en marzo de 1974 cerca de Xi’an (provincia de Shǎnxī shěng). Desde el año 1987 forman parte del llamado Museo del Ejército de Guerreros y están considerados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.


Fuente: Clarin / Agencia AFP/ Wikipedia/ Internet


 

Una respuesta

  1. Lucho dice:

    Muy buena información!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chat